Diego Jiménez, es un formato difícil de explicar, pero fácil de disfrutar.

Aprovechando la rueda de prensa ofrecida por Diego Jimenez y organizada por Mezenazgo Cultural en beneficio de la Asociación de Enfermedades Raras D´genes en el hotel  Almunia de Caravaca, aprovechamos para poder hablar con el protagonista de este formato tan peculiar.

Diego Jiménez, es Diplomado en Turismo, Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, Máster en Comunicación y Coach en Comunicación y Habilidades Sociales.

A lo largo de su trayectoria profesional se ha desarrollado en diferentes ámbitos dentro del mundo del turismo, la comunicación y la docencia como guía de ruta, profesor universitario, gestor cultural y organizador y conductor de eventos.

Llegó al mundo del coaching tras una experiencia vital transformadora, que le hizo interesarse por la Programación Neurolingüística, como modelo de comunicación interpersonal, capaz de cambiar los patrones de conducta mental y emocional.

En la actualidad, como formador y coach, elabora, diseña e implementa cursos, charlas y talleres formativos relacionados con la comunicación de excelencia y el crecimiento personal

El próximo viernes 19 de enero, tendremos el privilegio de tenerlo en el teatro Thuiller de Caravaca con “¿QUIÉN QUIERE JU(Z)GAR CONMIGO?”.

– ¿Que podremos ver con este formato?

Se trata de una charla testimonial con formato teatral, diferente a cualquier conferencia motivacional al uso, ya que su puesta en escena tiene más que ver con el psicoteatro o el teatro reallity que con el ámbito académico. Donde hablo de la gestión de las emociones desde la emoción y en primera persona.

Es un formato original que nace de mi necesidad, como coach y ser humano, de querer compartir todo lo que yo he aprendido, después de desaprender primero, en mi proceso de crecimiento personal desde el coaching, por si a alguien puede servir de motivación o ayuda.

– ¿Qué cambios podemos lograr gracias al coaching?

Principalmente en nuestra manera de pensar, en lo que hacemos, lo que decimos, en la forma en la que actuamos, que tiene mucho que ver con el querer conocerse “a posta” para aceptarnos y, por extensión, creer en nosotros mismos y tomar conciencia de nuestro valor para identificar nuestras fortalezas, ponerlas en acción y poder crecer como personas, cumplir nuestros objetivos y llevar una vida más plena.

– ¿Cómo se sabe si un coach es bueno y eficaz?

La labor del coach es la de acompañar a personas en la consecución de objetivos. Es como un “entrenador” que motiva al coachee (la persona «entrenada»), que lo guía para exponer todo su potencial y, para conseguir esto, es necesario crear una relación de confianza y compromiso.

Por lo que es el “cliente” el que decide lo que quiere hacer y el grado de compromiso al que está dispuesto a llegar para lograrlo.

No es un solucionador de problemas, el coach ayuda a las personas a esclarecer sus metas y a ponerse en camino para alcanzarlas. Dejando siempre que sea la persona quien decida hasta donde quiere “trabajarse” para conseguirlo.

La efectividad radica más en la persona que demanda esa ayuda, en su compromiso para salir de su zona de confort, que en la del coach que actúa como mero facilitador durante el proceso, mediante el arte de hacer preguntas poderosas.

– ¿Un coach es como un psicólogo?

No, no lo es…El coaching no es psicoterapia. El ámbito del coaching es el desarrollo personal y la comunicación. Los psicólogos tratan patologías o se enfocan directamente en el problema del paciente y un profesional del coaching trabaja las dificultades o retos, a nivel personal o profesional, sin rascar en el pasado, desde una situación presente “no deseada” hacia una situación futura “deseable”. No da consejos, sino que ayuda a las personas a descubrir sus recursos para lograr algo.

-Te defines como coach o inspirador para el desarrollo personal, profesional y empresarial. ¿Qué diferencia hay entre un coach personal y uno empresarial? 

No existe una diferencia sustancial ya que las filosofía y técnicas del coaching son exactamente las mismas. La única entre uno y otro es básicamente la naturaleza del cliente y por lo tanto la finalidad que busca uno u otro.

Un coach personal trabaja contigo para alcanzar objetivos en áreas de tu vida privada, áreas que bien pueden involucrar o afectar a tu vida profesional o tus actividades empresariales. Y un coach empresarial se enfoca en ayudarte a mejorar en las dinámicas específicas del negocio en que trabajas.

El coaching parece ser la herramienta para llegar a la felicidad. Si es de este modo, debería de llegar a todas partes: educación, sanidad y a las empresas… ¿Cómo crees que va repercutir el coaching en la sociedad en los próximos años?

Ya está repercutiendo, afortunadamente. Los planteamientos mentales están cambiando en muchos de estos ámbitos y son muchos los profesionales del coaching que trabajan todos estos campos aplicando sus técnicas y herramientas con muy buenos resultados cuantificables.

En España es una disciplina relativamente nueva, pero en otros países se lleva trabajando desde el coaching desde hace años.

-A una persona que quiera estudiar y profundizar más sobre el coaching ¿qué recomendación le darías?

Que se informe y se forme con buenos profesionales que los hay…en Murcia existe la primera escuela de coaching de la Región, ECOREM, donde yo me formé y que cuenta con grandes profesionales en las diferentes disciplinas. En colabora con la UMU imparte cursos de formación para todo aquél que esté interesado en formarse como profesional del coaching o necesite asesoramiento o ayuda a través de sesiones presenciales.

-Algún consejo a tantos jóvenes que están luchando por ser felices y encontrar su camino en el momento actual que vive España.

Más bien un mensaje: Que se atrevan a luchar por sus sueños, que crean en ellos mismos y sus posibilidades…que el fracaso no existe, o tienes éxito o aprendes.

Jesus GomezYoImpulso

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *